El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un síndrome conductual con bases neurobiológicas y un fuerte componente genético.

Se trata de un trastorno neurológico del comportamiento caracterizado por distracción moderada a severa, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas.

El Déficit de Atención con Hiperactividad está relacionado con una falta de balance en la producción cerebral de dos neurotransmisores: Dopamina y Noradrenalina.

El TDAH como entidad clínica se encuentra recogido en la Clasificación internacional de enfermedades, décima revisión (CIE-10), la cual representa un marco etiológico.

Seguidores

lunes, abril 14, 2014

Mentiras que nos contamos (y nos creemos) los adultos con TDAH




Publicado en 13 abril 2014de Dra Elena Díaz de Guereñu



Escrito por Alan Brown

Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu

Texto original en inglés



Ya sé que llamarnos mentirosos puede no ser la forma más correcta de empezar un artículo. Pero lo somos todos nosotros, yo incluido.

Recientemente compartí la presentación de un seminario web de ADDA con el gran Eric Tivers, que expuso lo que él llama “Las mayores mentiras que las personas con TDAH se cuentan a sí mismas… y se creen.” Trolas como…

“Me acordaré de ello.” “Lo haré más tarde”. “Estaré listo en cinco minutos.” “Voy justo a revisar mi correo electrónico.” “Sólo voy a hacer una más.”

Cierto es que parecen mentiras bastante inocentes (nada que ver con cosas como, “¡No, no voy a invadir su país!” o “Sí, soy el sucesor del Dalai Lama”). Pero no hace falta ser Doctor en Psiquiatría para saber a qué tipo de problemas y agobios nos pueden llevar estas mentiras.

La charla de Eric me recordó una estrategia que diseñé hace algún tiempo, pero que no llegué a incluir en los vídeos ADD Crusher, ni a mencionar siquiera en el blog, hasta ahora. Es un ‘truco mental’ que yo llamo “entérate de lo que ya sabes y APRÉNDELO”, y va directamente a contradecir esas mentiras que nos contamos a nosotros mismos. Aquí va:

Los Adultos con TDAH, sabemos, en el fondo, que esas mentiras lo son (“Sé que no voy a hacer sólo una más, pero me da igual, porque me lo paso bien hiperconcentrado”). También sabemos, algo más en el fondo, la clase de caos a que nos lleva creernos estas mentiras (“mi marido se va a poner hecho una furia si vuelvo a llegar tarde”). Pero no SABEMOS de verdad algo hasta que actuamos conforme a ese conocimiento. Una cosa es “saber”. PeroHACER LO CORRECTO (es decir, actuar) es APRENDER de verdad.

Partiendo de estas premisas, puedes poner en marcha esta potente estrategia. Veamos, por ejemplo, este típico diálogo interno:



“Voy a revisar sólo unos pocos emails antes de salir para ver la función de mi hija…” [Primera Mentira: en el fondo, sabes que estás en plena y agradable sesión de hiperconcentración].

“… Además, sólo me va a costar un minuto prepararme…” [Segunda Mentira: nunca has cronometrado lo que te cuesta prepararte. Estás engañándote a ti mismo permitirte para seguir hiperconcentrado]

“…y, seguramente, llegaré allí en un cuarto de hora.” [Tercera Mentira: si te paras a pensar, 15 minutos es lo mínimo que te ha costado nunca llegar allí; tu pensamiento TDAH distorsiona el tiempo conforme a tus deseos.]

Y, en suma, en el fondo sabes que una situación igual o parecida te ha hecho llegar tarde a esto, aquello o lo de más allá otras muchas veces. Ahora, la cuestión fundamental que debes plantearte es si vas a ENTERARTE DE LO QUE YA SABES y vas a APRENDERLO DE VERDAD: si vas a levantarte de esa silla e ir inmediatamente a la función de tu hija, para realmente llegar pronto. ¡Piensa en lo bien que te sentirás! Aquí reside el poder de enterarte de lo que ya sabes y saberlo de verdad.

Así que, la próxima vez que te pilles en una de estas pequeñas mentiras, pregúntate: ¿no me doy cuenta de que sólo estoy diciendo tonterías? ¿No me doy cuenta de que no hacer caso de lo que sé no me llevará a nada bueno? ¿HE APRENDIDO el poder de HACER lo que debo, en vez de creerme esas mentiras?

Con conocimiento,

Alan
Fuente:  http://tdahvitoriagasteiz.com/2014/04/13/mentiras-que-nos-contamos-y-nos-creemos-los-adultos-con-tdah/


miércoles, abril 09, 2014

12 estrategias para construir una relación sana cuando tienes TDAH

Por -

 
Las personas que tienen TDAH y que están en una relación, a menudo no se sienten entendidas por sus parejas, quienes interpretan sus conductas como perezosas o intencionales; mientras que éstas últimas suelen sentirse frustradas cuando el miembro de la pareja con TDAH, sin intención, rompe compromisos, olvida y extravía cosas, llegan tarde o actúa impulsivamente.
La relación también se empieza a erosionar cuando la comunicación se resiente ya que los adultos con TDAH tienden a interrumpir, tienen mucha dificultad para organizar sus pensamientos y concentrarse en una conversación y dejan escapar comentarios inapropiados, lo cual muchas veces hiere los sentimientos de su pareja.
Las personas con TDAH pueden hacer mucho para construir una relación sana

Todas estas cosas hacen muy propensa a la relación a transformarse en una dinámica padre-hijo ya que las parejas sin TDAH intentan ser un apoyo, pero pueden actuar inadvertidamente como padres.
Sin embargo, esto no quiere decir que la relación este acabada. Las personas con TDAH pueden hacer mucho para construir una relación sana, pueden aprender a convertirse en oyentes activos y a comunicarse mejor.
Aquí te dejamos 12 estrategias de comunicación y escucha activa que cualquier persona puede aprender y mejorar:
1. Parafrasea:  parafrasear lo que otra persona dice y hacer preguntas puede ayudar a mantenerte concentrado en la conversación. Esto también le demuestra a la otra persona que estás verdaderamente interesado en su perspectiva.
2. Se curioso acerca de la conversación: concentrarte en lo que encuentras interesante sobre lo que tu pareja está diciendo. ¿Sobre qué te gustaría saber más? Preguntale a tu pareja y escucha su respuesta.
3. Presta atención a las señales no verbales: pon atención al lenguaje corporal de tu pareja y el tono de su voz. ¿Qué es lo que te está diciendo el lenguaje corporal de tu pareja? ¿Qué emociones transmite en su voz?
4. Limita tu conversación: si te empiezas a salir de la conversación luego de un periodo de tiempo, entonces debes establecer límites en su duración. Hazle saber a tu pareja cuando estás teniendo un día especialmente difícil para concentrarte.
5. Utiliza tu inquietud como una ventaja: los expertos sugieren que utilices un objeto pequeño como una bola de estrés o una cinta elástica para mantenerte concentrado. Prueba varias técnicas para descubrir qué es lo que te funciona mejor a tí. Asegúrate de mantener el respeto y de no distraer a otras personas.
Evita utilizar al TDAH como excusa en la relación

6. Educa a tu pareja sobre el TDAH: ayuda a tu pareja a entender lo que significa tener TDAH, los síntomas con los que luchas y lo que tu pareja puede esperar. Esto ayuda a que ellos empaticen, a que eviten errores comunes (como fomentar una relación padre-hijo) y a que se construya una relación positiva.
7. Maneja tu TDAH: si bien esto es necesario para cualquier persona, es especialmente beneficioso para un individuo con TDAH dormir lo suficiente y participar en actividades físicas. En algunos casos también debes tomar medicación y trabajar en conjunto con tu terapeuta.
8. Cuéntale a tu pareja sobre lo que estás haciendo: evita utilizar al TDAH como excusa en la relación. Habla con tu pareja sobre cómo estás manejando tus síntomas y cómo estás afrontando los desafíos y aprovecha sus puntos fuertes.
9. Haz lo que es importante para cada uno: los expertos recomiendan preguntarse a cada uno: ¿Qué es lo que realmente necesitas de mi que no has estado recibiendo? Esto permite identificar una acción específica y encaminarse según estas necesidades.
Nutre las cosas que le dan vida a la relación

10. Recuérdense a cada uno las cosas que aman: la negatividad engendra negatividad. Centrarse siempre en los problemas o en el TDAH sólo hará que éstos se mantengan como foco central. Recuerden porqué iniciaron la relación en primer lugar. Piensen en lo que les gusta o las cosas que aman del otro.
11. Trabaja sobre lo que está funcionando: nutre las cosas que le dan vida a la relación. Por ejemplo, si les gusta tener una interesante conversación en la cena no coman frente a la TV.
12. Obtén ayuda: Busca apoyo en un especialista que tenga entrenamiento y experiencia trabajando con el TDAH. Esto puede hacer una diferencia para ayudar a una relación que está luchando para mejorar.
El TDAH puede afectar a tu relación. Pero no tiene por qué arruinarla. Enfócate en manejar efectivamente tu condición, mejora tus habilidades de escucha y comunicación y construye sobre las cosas positivas de tu relación.
 
Artículo originalmente publicado en Psychcentral y traducido y adaptado por David Aparicio y Alejandra Alonso.
Imagen: zoetnet (Flickr)
 

domingo, marzo 30, 2014

TDAH



Un mayor conocimiento sobre TDAH y sus consecuencias a nivel académico y emocional son esenciales para que los alumnos afectados puedan desarrollar sus capacidades en igualdad de oportunidades.
Con el testimonio de un psicólogo, una psicopedagoga, padres y niños vemos cuales son las dificultades de un niño/a con TDAH en el aula, como se sienten y como podemos facilitarles el camino.

jueves, marzo 13, 2014

La maleta del TDAH

 Publicado en de

     
Escrito por Terry Matlen
Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu
Texto original en inglés

suitcase1

Tengo que hacer una confesión.

Hace diez días que regresamos de unas vacaciones en familia. Y todavía tengo que deshacer la maleta, que sigue en el suelo, en medio de nuestro dormitorio. Cada mañana, cuando me levanto, la miro y me hago una nota mental: de verdad, tengo que quitar eso de en medio de una vez. Y todas las noches, cuando me voy a la cama, me hago una segunda nota mental: de verdad, de verdad, tengo que ponerme a hacerlo.

Resulta muy molesto porque, aun con estos recordatorios diarios y nocturnos, sigo posponiéndolo. Quienes no tienen TDAH no tienen que pensar dos veces en esta tontería: deshacen las maletas el mismo día que vuelven de vacaciones o al día siguiente; fin de la historia. Quienes tenemos TDAH jugamos al gato y el ratón continuamente: sabemos que está ahí, sabemos que hay que hacerlo, pero lo evitamos, lo evitamos, lo evitamos… “Es aburrido”. “Lo haré mañana”. O estamos tan acostumbrados a verlo que llega a formar parte del paisaje de la habitación.

La maleta es como una metáfora de nuestro cerebro TDAH. Podemos mantenerla cerrada y que nadie pueda ver el revoltijo que hay en el interior. Si nos confiamos o estamos a solas, la abrimos y vemos el caos de nuestros procesos mentales y cómo afecta ese caos a lo que nos rodea. En ambos casos, la maleta está ahí, llena y desordenada, y lo sabemos. Y nos damos de cabezadas.

No es algo que las personas con TDAH hagamos a propósito, esta acumulación de tareas pendientes. Para nuestro cerebro TDAH resulta difícil acometer tareas que parecen fáciles, porque bueno, ¡no son tan fáciles! ¿Cómo pasar de hacer algo que disfrutas y en lo que estás súper-concentrado a hacer algo mortalmente aburrido? Nuestra falta de sentido del tiempo hace que pensemos que nos puede costar dos horas hacerlo, cuando, en realidad, es probable que lo hagamos en diez minutos.

Sé que llegará un momento en que estaré tan harta que correré a vaciar esa maleta y guardar todo en su sitio. Una vez, me costó más de tres meses llegar a ese momento. Bueno, quizá fueron seis.

Cuando te enfrentas a una tarea que te bloquea, ya sea porque te parece demasiado difícil, demasiado aburrida o demasiado larga, recuerda que, con sólo dedicar 10 minutos, te ahorrarás horas y horas de remordimiento, obsesión y, en casos como este, daño para la vista.

Fuente: http://tdahvitoriagasteiz.com/2014/03/12/la-maleta-del-tdah/

sábado, marzo 01, 2014

TDAH: La realidad que algunos pretenden ocultar

 

Diego Salas Castro
Departamento Biosanitario
Diplomado en Magisterio en la especialidad de Educación Física, Licenciado en Psicopedagogía y Máster en Diseños de Investigación y Aplicaciones en Psicología y Salud por la Universidad de Granada. Profesor del departamento Biosanitario del Instituto Europeo de Estudios Empresariales (INESEM). Conocimientos en los campos de la educación/formación, investigación y diagnóstico y evaluación psicoeducativa.
Ver más >>
 
 
No es raro que haya llegado a oídos de muchos de nosotros que el TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad no es más que una invención cuyo único propósito de vender medicamentos, una estrategia de las farmacéuticas para ganar dinero a costa de los niños y causando daños a largo plazo en estos. Incluso se ha publicado como verdad absoluta, una noticia falsa que saltó a internet como muchas otras, pero que en este caso, ha encontrado hordas de seguidores  que creen, sin conocimiento de causa, las invenciones o incredulidades de unos pocos. Esta “noticia”, consiste en una afirmación que no llego a producirse, y que emanó de los labios del descubridor del trastorno, Leon Eisenberg.
 
 
Se le atribuyen palabras al descubridor del trastorno durante el transcurso de una entrevista, siete meses antes de su muerte a los 87 años, donde expone que el TDAH es un ejemplo de una enfermedad ficticia, en realidad, Eisenberg habla de un sobrediagnóstico pero no de invención.
 Esto, me hace plantearme la siguiente cuestión, ¿las personas contrarias al trastorno lo son a que tomen medicación o a la posibilidad de que pueda existir dicho trastorno?
Nadie dudaría de que una persona con Síndrome de Down tenga un trastorno genético, es evidente a los ojos de todo el mundo, pero no todos los problemas, trastornos o síndromes se manifiestan del mismo modo, pero hay una cosa muy clara, en esta batalla en contra de las farmacéuticas, dejamos a niños aparcados en el camino con futuros inciertos y sin cubrir necesidades básicas en lo que respecta a educación.
En el artículo 71.2 de la LOMCE, se recoge del siguiente modo:
“Corresponde a las Administraciones educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, TDAH, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.»”
Pero la realidad refleja que existen maestros, profesores y orientadores objetores o contrarios, que dificultan el trabajo en las aulas, como si de una cruzada personal se tratase.



El TDAH es un trastorno psiquiátrico que se manifiesta con un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad, causado principalmente por un desequilibrio de dos neurotransmisores, la dopamina (DA) y noradrenalina (NA), que desempeñan un papel importante en la capacidad para concentrarse y prestar atención a las tareas.
Es cierto que no parece fácil distinguir entre lo natural y lo patológico en niños, cuando lo que se está evaluando es hiperactividad y desatención, pero caer en el error de descartar un contrastado trastorno del que se realizan miles de estudios al año en todo el mundo, puede ser poco responsable para los hostigadores del oposicionismo  del mismo.
La mala educación, la permisibilidad y la falta de disciplina, encabezan la lista de mitos sobre este trastorno, culpabilizando a unos padres cada vez más desesperados por solventar una situación límite para quien la padece, que puede resultar desesperante y cuya batalla en solitario derrumba los cimientos de muchas familias.
Este trastorno no distingue entre clases sociales, cultura o etnia, y es, con diferencia, el trastorno más común en la infancia y adolescencia, en concreto, en España se sitúa en torno al 7% de la población infantil.
Obviamente se pueden cometer errores de diagnóstico, considerando la presencia de un trastorno en individuos sanos, pero en la inmensa mayoría, el diagnóstico es acertado. Los niños considerados como hiperactivos, son detectados con premura, ya que su comportamiento, fuera de “lo normal”, llama la atención a padres y profesores, los cuales intervienen para atajar dicho comportamiento, pero en el caso del tipo inatento, esto es, TDAH con predominio de déficit de atención frente a la hiperactividad, pasan desapercibidos durante gran parte de sus vidas, considerandos como despistados, distraídos, poco espabilados o porque no decirlo, individuos con limitaciones intelectuales.
La realidad y el día a día con estos niños, muestran el gran error de una minoría de profesionales que desatienden las recomendaciones generales con un alumnado que requiere de necesidades educativas especiales, cuyas dificultades van más allá de una mera conducta o falta de interés.
Os invito a que aportéis vuestras opiniones al respecto, así como aportaciones nuevas sobre estrategias o herramientas que puedan servir de utilidad para el resto de lectores.

Fuente: http://revistadigital.inesem.es/sociosanitario/tdah-la-realidad-que-algunos-pretenden-ocultar/

 

jueves, febrero 20, 2014

La quiebra de la atención, por Susanna Tamaro

 

Hace unos días, en mi país, Italia, un padre olvidó a su hijo de un año y medio dentro del coche. Tenía que haberlo dejado en la guardería antes de ir al trabajo, pero se le fue el santo al cielo y el pequeño, amarrado en su silla, murió deshidratado por el calor. El dolor absoluto de los padres de este niño pesa sobre todos como una roca. La falta de atención que está en la base de este drama (que, desgraciadamente, se podría repetir) es una señal de alarma que no podemos seguir ignorando. Y es que la evolución tecnológica de los últimos 30 años nos ha conducido con demasiada celeridad a un ritmo de vida para el cual nuestro cuerpo y nuestra mente no estaban todavía preparados. En un mundo con una devoción ciega al progreso, nos hemos convencido de que somos, exclusivamente, cultura, y de que esta nos permite adaptar nuestra vida a las nuevas exigencias. Sin embargo, ¿es así de verdad?

Este mundo, que exige que seamos entes culturales, esconde una gran fragilidad. Somos el resultado de la evolución: si nuestra historia fuese un pastel, la cultura sería un maravilloso y jugoso relleno, pero no la esencia de la receta.
La base del pastel es la naturaleza, que trae consigo leyes propias para cada especie. La del ser humano, como todas, tiene sus hábitos y son estos comportamientos, forjados a lo largo de miles de años de evolución (en su doble vertiente natural y cultural), los que se han trastornado en los últimos 30 años. Ha tenido lugar una alteración de las costumbres, de las etapas vitales, de los ritmos de la vida cotidiana, del propio flujo, antes calmado, del pensamiento. De unos 20 años a esta parte, la irrupción de las tecnologías de comunicación instantánea ha quebrado por completo nuestra capacidad para mantener una atención profunda. Estamos pendientes, sí, pero solo a chasquidos superficiales, a timbres de teléfono, chirridos, lucecitas electrónicas; siempre listos para contestar, siempre localizados para todo el mundo y siempre con el pánico a perder ese cordón que nos mantiene conectados al mundo virtual que nos rodea. Pero este ser nuestro eternamente conectado nos ha llevado, como no podía ser de otra manera, a vivir en un estado de alerta constante.

Nuestro cerebro está hecho para la profundidad y la lentitud; alejarlo de esto trae un alto grado de inestabilidad. No se trata de estar en contra de la tecnología, sino de comprender si la tecnología nos sirve a nosotros o si, por el contrario, estamos destinados a ser sus siervos. Sin una profunda atención, un escritor no logrará escribir un libro, ni un poeta un poema, ni un científico podrá llevar a buen término una investigación. Sin una profunda atención se diluyen también las relaciones humanas, que están hechas solamente de amor, y el amor no es otra cosa que una forma de atención prolongada en el tiempo. Estar siempre conectados y distraídos con toda una serie de llamadas, alertas, lucecitas y pitidos nos ha conducido a una constante quiebra de la atención. Y con ella hemos perdido también la capacidad de estar despiertos y presentes en las relaciones más vitales que pueblan nuestra existencia.

FUENTE: http://www.mujerhoy.com/hoy/entre-nosotras/quiebra-atencion-susanna-tamaro-733776072013.html


Mejora tu Posicionamiento Web con http://www.intentshare.com

sábado, diciembre 14, 2013

IMPORTANCIA DE LAS EMOCIONES EN EL TDAH

JORNADA TDAH EN EL HOSPITAL SAN CARLOS DE MADRID 11-12-2013
ORGANIZADA POR FUNDACION EDUCACION ACTIVA

IMPORTANCIA DE LAS EMOCIONES EN EL TDAH: IMPLICACIONES PARA EL DIAGNOSTICO Y MANEJO. (Russell A. Barkley)

 
 
 
(Audio correspondiente a la traducción simultánea de la ponencia de Russell A. Barkley, acompañada de una foto del mismo después de terminar la ponencia)

sábado, diciembre 07, 2013

12 estrategias para construir una relación sana cuando tienes TDAH


 
Las personas que tienen TDAH y que están en una relación, a menudo no se sienten entendidas por sus parejas, quienes interpretan sus conductas como perezosas o intencionales; mientras que éstas últimas suelen sentirse frustradas cuando el miembro de la pareja con TDAH, sin intención, rompe compromisos, olvida y extravía cosas, llegan tarde o actúa impulsivamente.
La relación también se empieza a erosionar cuando la comunicación se resiente ya que los adultos con TDAH tienden a interrumpir, tienen mucha dificultad para organizar sus pensamientos y concentrarse en una conversación y dejan escapar comentarios inapropiados, lo cual muchas veces hiere los sentimientos de su pareja.
Las personas con TDAH pueden hacer mucho para construir una relación sana
Todas estas cosas hacen muy propensa a la relación a transformarse en una dinámica padre-hijo ya que las parejas sin TDAH intentan ser un apoyo, pero pueden actuar inadvertidamente como padres.
Sin embargo, esto no quiere decir que la relación este acabada. Las personas con TDAH pueden hacer mucho para construir una relación sana, pueden aprender a convertirse en oyentes activos y a comunicarse mejor.
Aquí te dejamos 12 estrategias de comunicación y escucha activa que cualquier persona puede aprender y mejorar:
1. Parafrasea:  parafrasear lo que otra persona dice y hacer preguntas puede ayudar a mantenerte concentrado en la conversación. Esto también le demuestra a la otra persona que estás verdaderamente interesado en su perspectiva.
2. Se curioso acerca de la conversación: concentrarte en lo que encuentras interesante sobre lo que tu pareja está diciendo. ¿Sobre qué te gustaría saber más? Preguntale a tu pareja y escucha su respuesta.
3. Presta atención a las señales no verbales: pon atención al lenguaje corporal de tu pareja y el tono de su voz. ¿Qué es lo que te está diciendo el lenguaje corporal de tu pareja? ¿Qué emociones transmite en su voz?
4. Limita tu conversación: si te empiezas a salir de la conversación luego de un periodo de tiempo, entonces debes establecer límites en su duración. Hazle saber a tu pareja cuando estás teniendo un día especialmente difícil para concentrarte.
5. Utiliza tu inquietud como una ventaja: los expertos sugieren que utilices un objeto pequeño como una bola de estrés o una cinta elástica para mantenerte concentrado. Prueba varias técnicas para descubrir qué es lo que te funciona mejor a tí. Asegúrate de mantener el respeto y de no distraer a otras personas.
Evita utilizar al TDAH como excusa en la relación
6. Educa a tu pareja sobre el TDAH:ayuda a tu pareja a entender lo que significa tener TDAH, los síntomas con los que luchas y lo que tu pareja puede esperar. Esto ayuda a que ellos empaticen, a que eviten errores comunes (como fomentar una relación padre-hijo) y a que se construya una relación positiva.
7. Maneja tu TDAH: si bien esto es necesario para cualquier persona, es especialmente beneficioso para un individuo con TDAH dormir lo suficiente y participar en actividades físicas. En algunos casos también debes tomar medicación y trabajar en conjunto con tu terapeuta.
8. Cuéntale a tu pareja sobre lo que estás haciendo: evita utilizar al TDAH como excusa en la relación. Habla con tu pareja sobre cómo estás manejando tus síntomas y cómo estás afrontando los desafíos y aprovecha sus puntos fuertes.
9. Haz lo que es importante para cada uno: los expertos recomiendan preguntarse a cada uno: ¿Qué es lo que realmente necesitas de mi que no has estado recibiendo? Esto permite identificar una acción específica y encaminarse según estas necesidades.
Nutre las cosas que le dan vida a la relación
10. Recuérdense a cada uno las cosas que aman: la negatividad engendra negatividad. Centrarse siempre en los problemas o en el TDAH sólo hará que éstos se mantengan como foco central. Recuerden porqué iniciaron la relación en primer lugar. Piensen en lo que les gusta o las cosas que aman del otro.
11. Trabaja sobre lo que está funcionando: nutre las cosas que le dan vida a la relación. Por ejemplo, si les gusta tener una interesante conversación en la cena no coman frente a la TV.
12. Obtén ayuda: Busca apoyo en un especialista que tenga entrenamiento y experiencia trabajando con el TDAH. Esto puede hacer una diferencia para ayudar a una relación que está luchando para mejorar.
El TDAH puede afectar a tu relación. Pero no tiene por qué arruinarla. Enfócate en manejar efectivamente tu condición, mejora tus habilidades de escucha y comunicación y construye sobre las cosas positivas de tu relación.
Artículo originalmente publicado en Psychcentral y traducido y adaptado por David Aparicio y Alejandra Alonso.
Fuente: http://tdah-noticas.blogspot.com.es/2013/12/12-estrategias-para-construir-una.html?spref=tw

martes, diciembre 03, 2013

Resognancia magnética

Revelan bajo nivel de hierro cerebral en personas con déficit de atención con hiperactividad

 
 
 
NUEVA YORK, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -
   La resonancia magnética (RM) proporciona una forma no invasiva de medir los niveles de hierro en el cerebro de las personas con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), según un estudio que se presentará en la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Radiología (RSNA, en sus siglas en inglés). Los investigadores creen que el método podría ayudar a los médicos y padres a tomar decisiones mejor informadas acerca de la medicación.
   El TDAH es un trastorno común en los niños y adolescentes que puede continuar en la edad adulta, cuyos síntomas incluyen hiperactividad y dificultad para mantener la concentración, prestar atención y controlar la conducta, y que, según estima la Asociación Americana de Psiquiatría, afecta a entre el 3 y el 7 por ciento de los niños en edad escolar. Los medicamentos psicoestimulantes están entre los fármacos de uso común para reducir los síntomas del TDAH y controlan los niveles de dopamina, un neurotransmisor en el cerebro asociado con la adicción.
"Los estudios muestran que los fármacos psicoestimulantes aumentan los niveles de dopamina y ayudan a los niños que sospechamos que tienen los niveles de dopamina más bajos", dijo Vitria Adisetiyo, investigadora postdoctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur en Charleston, Estados Unidos. "El hierro cerebral es necesario para la síntesis de dopamina, por lo que la evaluación de los niveles de hierro con RM puede proporcionar una medida no invasiva indirecta de la dopamina", añade.
   La doctora Adisetiyo y sus colegas exploraron esta posibilidad midiendo el hierro cerebral en 22 niños y adolescentes con TDAH y 27 niños control sanos y adolescentes con una técnica de resonancia magnética llamada correlación de campo magnética (MFC, en sus siglas en inglés). La técnica es relativamente nueva, presentada en 2006 por los coautores del estudio y los profesores José A. Helpern y Jens H. Jensen.

   Los resultados mostraron que de los 12 pacientes con TDAH que nunca habían tenido medicación presentaban MFC significativamente menor que los diez pacientes con TDAH que habían tomado medicación psicoestimulante o los 27 niños con un desarrollo normal en el grupo de control. Por el contrario, no se detectaron diferencias significativas entre los grupos utilizando velocidades de relajación o medidas de suero. Los niveles de hierro más bajos del cerebro en el grupo no medicado se normalizaron con la medicación psicoestimulante.
   La capacidad de las imágenes MFC para detectar de forma no invasiva los niveles bajos de hierro puede ayudar a mejorar el diagnóstico de TDAH y guiar el tratamiento óptimo. "Este método nos permite explotar biomarcadores inherentes en el cuerpo e, indirectamente, medir los niveles de dopamina y sin necesidad de ningún agente de contraste", subraya Adisetiyo.
   Si se pueden replicar los resultados en estudios más amplios, MFC podría tener un papel en la determinación de qué pacientes se beneficiarían de los psicoestimulantes, una consideración importante porque los medicamentos pueden crear adicción en algunos pacientes y llevar al abuso de otras drogas psicoestimulantes como la cocaína. "Sería beneficioso, cuando el psiquiatra no está muy seguro del diagnóstico, si se puede poner a un paciente en un escáner durante 15 minutos y confirmar que el hierro cerebral es bajo", concluye.
Fuente: http://www.europapress.es/latam/sociedad/noticia-eeuu-revelan-nivel-hierro-cerebral-personas-deficit-atencion-hiperactividad-20131202071931.html

domingo, diciembre 01, 2013

Tres conceptos claves del Coaching Adultos TDAH: Neurodiversidad, Neuroplaticidad y Neurogénesis

1.- El TDAH, más que una patología es una diferencia,

2.- Que el cerebro cambia y aprende, y
3.- Que en el cerebro se puede producir neuronas en zonas relevantes para la memoria y el aprendizaje:

Neurodiversidad, neuroplaticidad y neurogénesis.

Neurodiversidad. es un concepto que promueve la idea de que la diversidad en las características humanas también se extiende al campo neurológico. Más que deficiencias biológicas, existen diferencias biológicas entre las personas.

Neuroplasticidad. El cerebro es considerado, como un órgano extremadamente dinámico en permanente relación con el ambiente, por un lado, y con los hechos psíquicos o los actos del sujeto: el cerebro cambia y aprende.

Neurogénesis en adultos. La neurogénesis es la producción de las células del sistema nervioso central (SNC), es decir, de neuronas y células gliales. En adultos la neurogénesis se produce en el bulbo olfativo y el hipocampo , zona muy relevante para la memoria y el aprendizaje. 

También se ha descrito esta neurogénesis en la región prefrontal, que controla el proceso de ejecución de decisiones y que está involucrada en la memoria a corto plazo; también en la región temporal inferior, que actúa en el reconocimiento de caras u objetos y en la región parietal posterior, importante en la percepción de relaciones espaciales y de la imagen corporal.

Estudios que muestran que tanto la actividad cerebral como la actividad física favorecen la neurogénesis.

Actividades como escribir con la mano contraria, ducharse con los ojos vendados y aprender nuevos idiomas contribuyen de manera directa a la formaciòn de nuevos circuitos en el cerebro y por ende a la reproducciòn de nuevas celulas.



Se ha visto que el ejercicio influye en la neurogénesis. En un artículo realizado por el Dr. Whitaker "Exercise Your Brain - Your Definitive Guide to Wellness Medicine" se dice que en el gyrus dentado del hipocampo han surgido la proliferación de células y la sobrevivencia de otras en etapas adultas a través del ejercicio físico.

 
 
Descarga gratis el E-Book : "El Cerebro Fugitivo" Estrategias para jóvenes y adultos con déficit de atención/hiperactividad
 
E-BOOK GRATIS: "El Cerebro Fugitivo"
 

"El Cerebro Fugitivo" Estrategias para jóvenes y adultos con déficit de atención/hiperactividad, es un libro de compilación de ejercicios prácticos.
El ebook es absolutamente GRATIS para todos nuestros suscriptores.
¿Cómo conseguirlo?
Muy fácil, lo único que debes hacer es suscribirte a nuestras actualizaciones ingresando tu email y listo. Una vez confirmada tu suscripción te enviamos el link para que lo descargues directamente dentro de 24 horas.
SUSCRÍBETE
Temario
TDAH en Adultos

-       Conocerás sobre el coaching y la terapia en el TDAH Adultos
-       Descubrirás consejos para mejorar tu autoestima
-       Entenderás como afecta el TDAH en la pareja 
-       Adultos con TDAH ¿Qué hacer después del diagnóstico?
-       Sabes que tienes TDAH cuando...
-       Cosas que mi hijo con TDAH me ha enseñado

Organización

-       Consejos para la memoria
-       Cómo usar su tiempo de manera más efectiva
-       Consejos para padres acerca de la tarea escolar
-       Cómo crear una lista de cosas por hacer
-       40 consejos para mejorar tus calificaciones
-       Ideas para ayudar a los estudiantes a organizarse
-       Cómo controlar el desorden
 
 
Mindfulness ¿Qué es?. Déficit de Atención Adultos TDAH
 
 
 Mindfulness ¿Qué es?. Déficit de Atención Adultos TDAH
Uno de los  tratamientos alternativos en el TDAH es el entrenamiento  en técnicas de Mindfulness. En la actualidad este tratamiento está siendo estudiado en clínicas y universidades de EEUU y otros países europeos y los resultados son muy alentadores.

Entre otros, se ha concluido que el entrenamiento en Mindfulness para padres mejora las relaciones con los hijos y se incrementa la satisfacción como padres. (Singh 2010).

Hay indicios que los adultos que realizan el entrenamiento en Mindfulness mejoran considerablemente el procesamiento atencional (Jha  2007, Semple 2010, etc.)  y  que los adultos con gran experiencia en meditación muestran una mejor la capacidad de concentración y de inhibición de respuestas automáticas comparadas con personas que no meditan. (Van der Hurk et al. 2010).


Fuente: http://www.elmundo.es/ciencia/2013/11/23/52909bfb0ab74076068b456e.html

Durante años Maribel González trabajó en un prestigioso bufete de abogados, donde acumulaba tanto éxito profesional como estrés: «Me iba fenomenal pero era bastante infeliz», recuerda esta ex letrada de 40 años reconvertida en instructora de cursos de yoga y meditación. Y es que, tras darse cuenta de que algo faltaba en su vida, decidió abandonar su carrera y viajar a India, donde trabajó como voluntaria en centros de atención a personas moribundas y profundizó en la meditación: «A mí me ha transformado la vida. No ha cambiado el mundo exterior, que sigue siendo el mismo, sino el interior. Dejé de ser una persona superestresada, con muchísima ansiedad, con infelicidad, o mejor dicho, insatisfacción crónica, porque tenía de todo».

Aquí y ahora: 'mindfulness' trata de lograr la atención plena y consciente en el presente
No hace falta realizar cambios tan drásticos en la forma de vida como los que hizo Maribel para obtener beneficios de esta práctica milenaria que gana adeptos en todo el mundo y que también ha despertado la atención de la neurociencia y la medicina por su impacto en la salud, física y mental.

La traducción a la cultura occidental de estas técnicas de meditación inspiradas en la tradición budista se denomina mindfulness, que quiere decir atención plena y consciente en el presente, sin condicionamiento o enjuiciamiento, para intentar calmar la mente. Centrarse en el aquí y ahora.

«Por un lado, dentro del budismo hay diferentes áreas que se trabajan a nivel mental y mindfulness es una de ellas. Por otro lado se está convirtiendo también en un término que designa tanto a la nueva ola de investigación científica, como a la traducción a nuestra cultura de estas prácticas. Es decir, es como un paraguas que agrupa un conjunto de técnicas en las que no sólo se practica mindfulness, también la compasión con uno mismo y con los demás», aclara Gustavo G. Diex, director de Nirakara, Mindfulness & Yoga Institute.

Diex, que practica meditación y yoga desde los 15 años (ahora tiene 33), se muestra sorprendido por el boom que están viviendo estas técnicas en nuestro país, donde hasta hace poco sólo algunos nombres, como Ramiro Calle, habían logrado la atención del público: «Es un fenómeno que ocurre siempre cuando algo es necesario para la sociedad», afirma Diex, que cree que «en España hay muchas personas necesitadas de técnicas y prácticas que les permitan entrar en contacto con ellos mismos».

«Actualmente se está comprendiendo que la compasión es una parte integrante de mindfulness. Según las últimas investigaciones, es muy posible que gran parte de los efectos beneficiosos sobre el bienestar mental se deban a que cuando meditamos, se incrementa la autocompasión», explica Vicente Simón, médico psiquiatra, catedrático de psicobiología por la Universidad de Valencia e instructor de cursos estas técnicas.

«Vivimos atados a múltiples preocupaciones y con un nivel de estrés muy grande que, por lo general, no es debido a situaciones reales. No es que tengamos un león al lado que nos vaya a comer. Casi siempre nos generan estrés cosas imaginarias que nos creemos. Como si estuviéramos soñando y no nos diéramos cuenta. Es una proyección de futuro constante que nos arrastra», reflexiona Diex. Desde 2011 imparte en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) dos cursos (uno para profesionales y otro abierto a cualquier persona) basados en los programas de mindfulness que la Universidad de Massachusetts (EEUU) desarrolló hace décadas. Mindfulness-based stress reduction (MBSR) y Mindfulness-based cognitive therapy (MBCT)

Los beneficios de la meditación

Asistimos a una de sus clases semanales de tres horas en el Centro Superior de Estudios de Gestión de la UCM. Una veintena de alumnos relata cómo han ido aplicando técnicas que les enseñaron en clases anteriores, identifican los factores que les causan estrés, o aprenden a sentarse de manera adecuada.

«Las personas que empiezan a hacer mindfulness nos dicen que tienen más capacidad para regular sus emociones y su estrés, y mayor grado de bienestar y serenidad. Que pueden, por ejemplo, hacer la compra o cocinar tranquilamente. También hace que tengan insights, es decir, comprenden cosas de su vida a las que no llegan por un proceso analítico. Por ejemplo, se dan cuenta de que viven con una persona con la que no quieren estar, o que apenas miran a su compañero». No obstante, subraya que los programas de iniciación, como su curso de ocho semanas, «no son un milagro pero sí te muestran un camino par toda tu vida».

"La meditación es un estado que hay que alcanzar, como el sueño"
«La lista de beneficios de la meditación es inmensa. Hay personas que quieren dejar de fumar y, además de lograrlo, se dan cuenta de que duermen mejor, o que les ha bajado la presión arterial y sus problemas respiratorios han mejorado. Otras vienen porque tienen mucho estrés y dejan de tener miedo a los perros», enumera Maribel González. «Cada persona recibe lo que necesita, orienta el beneficio de la meditación hacia su propio camino personal».

Estudios neurocientíficos

Los monjes budistas, con miles de horas de meditación a sus espaldas, han permitido a los científicos constatar los cambios que produce en el cerebro y que han sido medidos con técnicas de imagen, como la resonancia magnética funcional y más recientemente, la magnetoencefalografía (que mide la actividad en distintas zonas durante un tiempo). Los sorprendentes resultados obtenidos durante un estudio de la Universidad de Wisconsin con el monje tibetano Matthieu Ricard hicieron que en 2007 fuera considerado «el hombre más feliz de la Tierra».

Hay muchas otras investigaciones sobre este tema. Richard Davidson, de la misma universidad, descubrió que las personas con tendencia a la depresión tenían una predominancia en la activación de la zona prefrontal derecha del cerebro, mientras que las personas con mayor capacidad para regular sus emociones tiene más activada la izquierda. Un experimento mostró que tras ocho semanas de meditación, éste último empezaba a activarse. Asimismo, otros estudios revelaron que los meditadores a largo plazo tienen mayor densidad neuronal y sus cerebros se conservan jóvenes más tiempo. O que presentan mayor rugosidad, un aspecto relacionado con la capacidad de procesar información.

Contraindicaciones

«La cantidad de estudios es abismal y en los próximos cinco años vamos a conseguir demostrar que el mindfulness es eficaz para muchísimas cosas», asegura el psicólogo e investigador de la Universidad Jaume I de Valencia Ausias Cebolla, uno de los pioneros en aplicar en las consultas estas técnicas.

No obstante, Cebolla, que se inició en mindfulness con María Teresa Miró, de la Universidad de La Laguna, subraya que «meditaciones hay muchas y no todas son terapéuticas» y explica que mindfulness y meditación no es exactamente lo mismo. 

Asimismo denuncia que «hay intrusismo y gente que se mete en este mundo sin la formación adecuada». Aunque todavía no está incluido en la cartera de servicios oficiales, explica que ya hay hospitales que utilizan mindfulness:«De momento se están haciendo programas piloto o estudios pequeños». Entre ellos, destaca la labor del psiquiatra Javier García-Campallo, del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, que está introduciendo mindfulness en la atención primaria, y Joaquim Soler, del Hospital Sant Pau de Barcelona, que enseña estas técnicas a pacientes con trastornos de personalidad o trastornos alimentarios graves.

Ausias Cebolla subraya que «mindfulness no sustituye a una terapia ni al seguimiento individual de cada paciente. Es un complemento para enseñar determinadas habilidades», aclara.

También existen contraindicaciones: «Como con cualquier fármaco o terapia, puede ser perjudicial si se utiliza mal. Hay que tener cuidado con las personas con trastorno obsesivo compulsivo. También con los pacientes con depresiones agudas, que tienen pensamientos suicidas o apenas pueden levantarse de la cama», enumera. También considera esencial «que el terapeuta lo practique».

La práctica

Aunque en teoría meditar es sencillo, llevarlo a cabo no lo es en absoluto. Se trata de observar los pensamientos y emociones en el presente, dejando que pasen como nubes en el cielo, pero sin oponerse ni agarrarse a ellos. «Al principio es casi imposible, tienes una cascada de pensamientos que van y vienen. Se suele decir que después se convierten en un río, y al cabo de muchas horas de meditación, la mente se convierte en un océano de calma», compara Diex. «No necesitas nada externo o irte a las islas Seychelles para entrar en esos estados».

«No se trata de intentar poner la mente en blanco, como a veces se piensa», aclara Jimena San Román, que junto con Maribel González imparte talleres intensivos en el centro DeYoga de Aravaca (Madrid). «La meditación es un estado que hay que alcanzar. Es como intentar alcanzar el sueño. Para llegar a dormir puedo dar una serie de técnicas, que te pongas un pijama, tener una cama cómoda... pero puedes dormir o no. Lo mismo sucede con la meditación, puedes alcanzarla o no. Intentamos enseñar todas las herramientas y técnicas para poder llegar a ese estado».

Para obtener beneficios hay que practicar a diario, al menos 10 minutos aunque suele recomendarse una hora

La clave es la práctica diaria. ¿Cuánto se debe dedicar? Los instructores consultados coinciden en que el tiempo depende de cada persona pero hay que meditar a diario. Lo habitual es que se recomiende dedicar entre 40 minutos y una hora diaria de práctica forma, aunque al menos habría que hacerlo durante cinco o diez minutos e ir aumentando progresivamente. «También es muy importante la práctica informal. Es decir, poco a poco y progresivamente, comenzar a hacer las cosas de manera consciente y no mecánica», propone Diex.

Budistas en España

En España hay una veintena de monjes budistas. Una de ellas es Guen Chokga, directora espiritual de los 14 centros de budismo Kadampa que hay en nuestro país y en los que ofrecen desde cursos para profundizar en estas enseñanzas milenarias a clases de iniciación a la meditación de media hora para cualquier persona: «El budismo Kadampa es una presentación moderna de las enseñanzas de Buda de hace 2.500 años. Se adapta a la sociedad de modo que puedes practicarlas en tu vida diaria, con tu familia y en medio de la ciudad. No hace falta que vayas a ningún lugar», asegura tras impartir una de sus clases de 90 minutos en el moderno centro que hace un par de meses han abierto en el centro de Madrid.

Con la figura de Buda presidiendo la sala, en cada clase se ensayan técnicas de meditación y se explican enseñanzas de Buda basándose en el libro Cómo solucionar nuestros problemas humanos, del maestro Gueshe Kelsang Gyatso (Editorial Tharpa)

«Todas las enseñanzas budistas son muy valiosas porque te van a ayudar a tener paz, a apaciguar tu mente y a estar mejor contigo y con los demás. A mí me han ayudado a cambiar mi vida, a sentirme bien y a estar bien con mi familia», asegura Guen Chokga, que antes de convertirse en monja budista, hace una década, trabajó durante años como psicóloga.

Guen Chokga constata que el interés creciente por meditación: " La gente vive con muchas tensiones. Y la tensión mental hace que el cuerpo se afloje y que puedan producirse enfermedades. Desde la medicina se está fomentando la meditación porque se pueden prevenir muchas de ellas. Tenemos que aprender a apaciguar la mente».

Los beneficios de Mindfulness han sido demostrados científicamente por numerosos estudios en múltiples campos. En psicología se está utilizando y se ha demostrado su efectividad en el tratamiento de problemas de ansiedad, la depresión, el estrés, trastornos de personalidad… En el ámbito de la medicina para el dolor crónico, la hipertensión, la psoriasis, etc. 

En educación para aumentar la concentración, mejorar los problemas de comportamiento... En este momento, ya existen algunos estudios que evidencian empíricamente los efectos positivos de Mindfulness en personas con TDAH: mejora de la capacidad atencional, aumenta la concentración, mejora de la memoria, promueve y aumenta la autorregulación y el autoconocimiento, favorece la empatía, la regulación de la activación fisiológica, etc. 
 
 
 
Hiperfoco y pensamientos negativos en los adultos con déficit de atención TDAH
fuente:
http://tdahvitoriagasteiz.com/2013/06/24/cuatro-simples-pasos-para-romper-con-la-hiperatencion-negativa/

Los adultos con TDAH tenemos el don, y a la vez el maleficio, de la hiperatención. 


La hiperatención es esa capacidad especial de concentrarnos en algo con tal intensidad que, en esos momentos, el resto del mundo desaparece. 

Es lo contrario del aburrimiento. En lugar de tener dificultades para empezar algo o concentrarse en ello, la persona con TDAH hiperatenta no consigue desviar la atención del tema que le interesa. 

La hiperatención puede ser muy buena. Si te interesa mucho aquello en que estás concentrado, o si tienes que cumplir un plazo inminente, la hiperatención es una ventaja. 

Puede ayudarte a realizar una tarea difícil, como un informe de tu trabajo o un problema doméstico que debes solucionar. 

También puede ser enormemente útil en momentos creativos en los que tus ideas fluyen y disfrutas escribiendo, pintando, modelando o en cualquier expresión artística. A esta hiperatención positiva yo le llamo fluir. Disfrutas de lo que estás haciendo –sea trabajar, resolver problemas o crear. Eres productivo y disfrutas, no sólo con lo que haces, sino también del hecho de progresar. Tus pensamientos y tus acciones fluyen. 

Sin embargo, la hiperatención también puede ser mala. 

Como adulto con TDAH, caes a menudo en un estado de hiperatención cuando no puedes quitarte de la cabeza un problema o una situación, lo que te causa más estrés. Puede pasarte escribiendo una redacción para la escuela, intentando resolver un problema en el trabajo, tratando de arreglar un aparato estropeado, o incluso navegando por Internet.

 A la hiperatención negativa yo le llamo atascarse. 

Se trata, en realidad, de incapacidad para desviar nuestra atención y de la frustración que eso produce. 

Te sientes como pegado a aquello que intentas hacer. 

Quieres terminarlo o desistir, pero la frustración te impide hacerlo. 

Te empeñas en hacer, cueste lo que cueste, aquello que te proponías (el perfeccionismo causa a menudo hiperatención negativa). 

En este estado, sigues diciéndote: “Sólo dos minutos más. Tengo que conseguirlo.” Pero nunca son sólo dos minutos. Tus pensamientos y tus actos están bloqueados. No hay ningún avance que te anime. Te sientes obligado a terminar lo que te proponías a toda costa, perdiendo horas de sueño, saltándote comidas y poniendo en peligro tu equilibrio mental. 

En resumen, la hiperatención positiva es buena y te hace feliz. La hiperatención negativa es mala y te estresa. 

Es muy difícil romper con la hiperatención negativa. Se necesita mucha conciencia de ello y una buena dosis de reflexión racional. Es esencial que te obligues (sí, que te obligues) a salir del atasco, parando y relajándote, para romper el patrón. Es bueno recordar que, en ese estado estresado y frenético, los objetivos que consigas serán seguramente inferiores a los que conseguirías estando relajado. Trabajar sereno y centrado producirá, con seguridad, mejores resultados que hacerlo estresado y frenético. La próxima vez que te sientas hiperatento, detente a comprobar si estás fluyendo de forma maravillosa o estás atascado por el estrés. 

Sigue estos sencillos pasos: 

1. Pregúntate a ti mismo: - ¿Estoy contento con lo que estoy logrando, o estoy simplemente estresado? - ¿Debería estar haciendo otra cosa, como comer, acudir a una cita o irme a la cama? - ¿Es tan importante eso que estoy haciendo? ¿Tendrá consecuencias graves no hacerlo “ahora mismo”? 

2. Si constatas que estás estresado, que deberías estar haciendo otra cosa o que estás perdiendo tiempo en algo que no tiene importancia, entonces estás atascado en la hiperatención negativa. Cierra un momento los ojos y respira tres veces profundamente. Esto aumentará el flujo de oxígeno y relajará tus músculos y tu ritmo cardíaco. 

3. Piensa de manera racional. Recuerda que: - Serás capaz de hacer frente a este problema más rápido y con mucho menos estrés cuando te sientas descansado, tranquilo y centrado. - Tu hiperatención en este problema te produce estrés, que aumenta tus dificultades debidas al TDAH. - Para romper con este patrón negativo, debes ponerte a hacer algo diferente. 

4. Ahora, oblígate a dejar lo que haces. Sí, oblígate. En ese momento, dejarlo resulta difícil. Pero luego se te hará más fácil y te sentirás mejor, especialmente si vuelves a analizar la situación y descubres que estabas dedicando una hiperatención negativa a algo que, en realidad, no tenía importancia. Recuerda, la hiperatención puede ser un recurso fantástico, ¡pero sólo si la controlas!
 
 
 
Déficit de atención Adultos ¿Qué es la creatividad?
La creatividad es el tesoro que esconden muchos adultos con déficit de atención, demasiadas veces escondida detrás de la desorganización crónica, el desorden, la baja autoestima, el consumo de sustancias, la depresión y/o la ansiedad.


Pero, ¿Qué es la creatividad?


El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, autor del best-seller Fluir ha dedicado buena parte de su investigación a estudiar a las personas creativas. Según este investigador, "Si hay una palabra que hace a las personas creativas diferentes a las demás es la palabra complejidad. En vez de ser un individuo, son multitud."
Esta complejidad significa que son capaces de expresar todos los rasgos que están potencialmente presentes en el repertorio humano. La mayoría de las personas expresan un solo extremo, pero las personas creativas se mueven de un extremo a otro, según lo requiera la situación. Así, pues se trata de personas con gran capacidad de adaptarse a diferentes situaciones y manejarlas con lo que sea necesario para alcanzar sus metas.

La paradoja de la personalidad creativa


Las personas creativas resultan paradójicas, en el sentido de que en ellas existen simultáneamente características que pueden ser opuestas. "La creatividad permite la paradoja, la luz, la sombra, la inconsistencia, incluso el caos; y las personas creativas experimentan ambos extremos con la misma intensidad".
Por tanto, se trata de personas que pueden tener un nivel muy alto de energía, alternando con periodos de gran calma y quietud. Tienen gran capacidad de concentración y pueden trabajar muchas horas. Pero los periodos de actividad van seguidos de periodos de inactividad o tranquila reflexión que resultan muy importantes, porque de ellos nace el siguiente proyecto.
Son introvertidos y extrovertidos a la vez, puesto que necesitan soledad pero también necesitan estar con gente.
Son capaces de utilizar tanto un pensamiento divergente (es decir, el pensamiento más intuitivo y visionario, capaz de generar muchas ideas, de cambiar de una perspectiva a otra, de hacer asociaciones de ideas inusuales), como un pensamiento convergente (el pensamiento más lógico y racional destinado a solucionar problemas que tienen una solución concreta).
Pueden tener una autoestima elevada o incluso resultar arrogantes en ocasiones, junto con dudas acerca de sí mismos y baja autoestima.
Pueden ser, por una parte, rebeldes e independientes y, por otra parte, tradicionales y conservadores.
Tienden a conservar la ingenuidad de la infancia, y cierto toque de inmadurez, junto con una sabiduría especial, siendo capaces de sorprender con ideas profundas y originales.
Alternan entre imaginación y fantasía por un lado, y un gran sentido de la realidad, por otro.
Aunque su naturaleza especialmente sensible los expone a sentir un alto grado de sufrimiento, son capaces de sentirse también tremendamente felices. La felicidad alterna en ellos con la desesperación.


La androginia en la persona creativa
Un aspecto a destacar de las personas creativas es que están más allá de los estereotipos de género, compartiendo características de ambos sexos. Es decir, suele tratarse de personas bastante andróginas, de manera que además de tener las cualidades que se consideran típicamente femeninas en un alto grado (sensibilidad, empatía, compasión), también presentan en gran medida características que se consideran típicamente masculinas, como una buena dosis de energía, independencia y autonomía.
Por ejemplo, en los estudios realizados por Csikszentmihalyi, las mujeres creativas puntuaban alto en las escalas que medían dominancia y motivación y rechazaban valores tradicionalmente femeninos como la pulcritud. Al mismo tiempo, los hombres creativos puntuaban alto en las escalas de sensibilidad y valores estéticos y tendían a rechazar rasgos típicos masculinos como la bravuconería.
Es decir, se trata de personas que no se dejan llevar por los estereotipos sociales o por lo que la sociedad espera que sea y haga en función de su género, sino que exploran cualquier posibilidad, ya sea considerada masculina o femenina por la sociedad, sin tener muy en cuenta las imposiciones sociales. Esto los hace más capaces de quedarse con lo mejor de ambos sexos y les da una mayor libertad para ser ellos mismos y expresar su creatividad.
Es realmente difícil que alguien llegue a ser una persona creativa si está demasiado preocupada por ser como los demás esperan que sea, por comportarse como lo hace todo el mundo y por ser uno más, sin ser diferente en nada. Las personas creativas no tienen miedo de ser diferentes.
Pero quizás, el rasgo más destacado, según Csikszentmihalyi es su capacidad para disfrutar del proceso de creación por sí mismo, no para alcanzar un objetivo, sino porque les importa más el proceso que el hecho de terminar lo que están haciendo.
¿Tendrá como ventaja el TDAH más creatividad?
Según algunos investigadores, los problemas de concentración en realidad podrían ayudar a los que tienen el trastorno a pensar de manera alternativa. El camino sería una creatividad encausada.
 

martes, noviembre 26, 2013

¿Procrastinación crónica? ¡Aprende como vencerla en 10 minutos!

 

by Juan Sangüesa
Una conducta muy asociada al Déficit Atencional del Adulto es la bien conocida procrastinación. ¿Cuántas veces te ha pasado que ante una tarea demasiado compleja o larga (o aburrida) tu primera reacción sea posponerla para mañana y luego para pasado mañana… y así sucesivamente?
Yo sé que por lo menos a mí me ha pasado más de una vez (incluso este post es un buen ejemplo de ello ya que llevaba varias semanas en estado de borrador!).
Lo que muchos no saben es que, dada su naturaleza conductual, la procrastinación es un hábito que se puede modificar si se aplican los principios que gobiernan la conducta (y estos principios han sido tradicionalmente el objeto de estudio de mi disciplina favorita en psicología: el Análisis Conductual)
De eso se trata este post, vamos a ver algunas de las causas de la procrastinación y una técnica simple pero poderosa que he diseñado específicamente para revertir sus efectos.

El demonio de la evitación

La procrastinación suele tener consecuencias muy negativas. Atrasos y entrega de los proyectos fuera de plazo, pérdida de credibilidad ante jefes y profesores, estrés y angustia que aumentan a medida que el tiempo transcurre y no hay avance alguno, malas notas y peores evaluaciones, y un largo etcétera.
Lo que muchos desconocen es que hay distintos tipos de motivación detrás de la conducta de posponer y posponer indefinidamente las tareas y proyectos.
Por ejemplo, en algunas personas existe la tendencia a buscar la perfección en todos los proyectos, cosa que puede demorar su inicio debido al temor de que el resultado no esté a la altura de sus estándares habituales. Otra motivación para procrastinar es que la tarea en sí se presenta como un desafío demasiado complejo y la persona no sabe por dónde empezar (para este tipo de procrastinación ya hemos compartido una técnica que puedes revisar pinchando este link). También puede ser que el miedo al fracaso se manifieste bajo la forma de pensamientos negativos y dudas acerca de la capacidad de llevar la tarea a buen término. Finalmente, puede ocurrir simplemente que lo que hay que hacer no es muy entretenido y prefieres hacer algo que te gusta más como mirar Facebook o leer este blog ;)
Desde un punto de vista puramente conductual, la procrastinación es una forma de evitación (simplemente evitas hacer aquello que sabes que tienes que hacer y, en su lugar, haces cualquier otra cosa). Es decir se trata de un patrón de conducta que se repite ante ciertas situaciones, y por lo tanto puede ser identificado y modificado con las técnicas apropiadas.
Lo primero que debes hacer es fijarte en las situaciones que comúnmente te suscitan ganas de postergar el inicio de una tarea y determinar con la mayor precisión posible qué clase de situaciones son. La idea es identificar el tipo de motivación que puede estar detrás. ¿Se trata de alguna de las motivaciones que revisamos más arriba?

La técnica de los 10 minutos para vencer a la Procrastinación

Ya. Ahora te presento la que he bautizado como “la técnica de los 10 minutos”
  1. Elige una tarea pendiente que hayas estado postergando y consigue un reloj con alarma.
  2. Programa la alarma para que suene en 10 minutos. Vas a trabajar solamente durante esos 10 minutos, ni un segundo más…
  3. Comienza a trabajar y cuando suene la alarma detente. Descansa un par de minutos, anda a buscar un café…
  4. Fíjate si quieres seguir trabajando otros 10 minutos y repite el proceso.
  5. Si no, no importa, haz otra cosa y programa otros 10 minutos de trabajo para un rato más.
- nota: el café es opcional…
Ahí está. Los principios conductuales sobre los que está construida esta técnica son muy potentes así que ¡adelante!
Ahora te toca a ti… Una vez que hayas aplicado la técnica me encantaría saber cómo te fue, de modo que te invito a escribirme un mail (jssanguesa@gmail.com) contándome los resultados que obtuviste.

Fuente: http://deficitatencionaladulto.cl/blog/?p=1332

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

¿Qué es el TDAH?

Se trata de un trastorno de origen neurobiológico y que puede presentar 3 síntomas: •Déficit de Atención. •Hiperactividad. •Impulsividad. DEFICIT DE ATENCIÓN •Dificultades para mantener la atención concentración. •Parece que no escucha. •No siguen instrucciones. •No termina actividades. •Dificultades para organizar tareas. •Dificultades para retener datos y órdenes. •Extravían objetos. •Evitan esfuerzo mental. •Se distraen. •Descuidados en actividades diarias y actividades académicas. HIPERACTIDAD •Se remueve en su asiento. •Abandona su asiento. •Corren, saltan en situaciones inapropiadas. •Dificultades para dedicarse a actividades tranquilas. •Siempre en movimiento. •Necesidad de cambiar de actividad continuamente. •Hablan en exceso. •Propensos a los accidentes. •Dificultades en la coordinación motora. IMPULSIVIDAD •Actúan antes de pensar. •Precipitan respuestas. •Dificultades para guardar turnos. •Interrumpen actividades o conversaciones. •Dificultades para medir las consecuencias de sus actos. Afecta entre un 3-7% de la población infanto-juvenil.

TDAH: lo que los padres deberían saber

TDAH: lo que los padres deberían saber ¿Qué es el TDAH? Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDAH (ADHD en inglés) es el nombre que se le da a un grupo de comportamientos que muchos niños y adultos presentan. Las personas que padecen TDAH tienen dificultad para prestar atención en el colegio, en la casa o en el trabajo. Pueden ser mucho más activas o impulsivas de lo que es usual para su edad. Estos comportamientos contribuyen a causar problemas significativos en las relaciones, en el aprendizaje y en el comportamiento. Por esta razón, los niños que tienen TDAH algunas veces son vistos como niños difíciles o que tienen problemas del comportamiento. El TDAH es más frecuente en los niños que en las niñas. Usted puede estar más familiarizado con el término trastorno por déficit de atención, TDA (ADD en inglés). La Asociación estadounidense de psiquiatría (American Psychiatric Association, APA) cambió el nombre de este trastorno en 1994. ¿Cuáles son los síntomas del TDAH? El niño con TDAH que es desatento tendrá seis (6) o más de los siguientes síntomas: •Le cuesta trabajo seguir instrucciones •Tiene dificultad para mantener su atención fija en actividades de trabajo o de juego en el colegio y en la casa •Pierde las cosas necesarias para realizar actividades en el colegio y en la casa •Parece como que no escucha con atención •No le presta atención a los detalles •Parece desorganizado •Tiene dificultad con las cosas que requieren planeación •Olvida las cosas •Se distrae con facilidad El niño con TDAH que es hiperactivo o impulsivo tendrá al menos seis (6) de los siguientes síntomas: •Es inquieto •Corre o se trepa inadecuadamente •No puede jugar en silencio •Responde de forma intempestiva •Interrumpe a las personas •No puede quedarse sentado •Habla demasiado •Siempre se está moviendo •Tiene dificultad para esperar su turno Los niños que tienen TDAH presentan síntomas durante al menos seis (6) meses. ¿Qué debo hacer si pienso que mi niño tiene TDAH? Hable con el médico de su niño. Un diagnóstico de TDAH puede hacerse solamente obteniendo información acerca del comportamiento de su niño por parte de varias personas que conozcan al niño. Su médico le hará preguntas y querrá obtener información de los maestros de su niño o de cualquier persona que esté familiarizada con el comportamiento de su niño. Su médico puede tener formas o listas para chequear, que usted y el maestro de su niño pueden completar. Esto lo ayudará a usted y a su médico a comparar el comportamiento de su niño con el de otros niños. Su médico probablemente querrá hacer exámenes de la vista y de la audición si es que estos no se le han hecho recientemente. Su médico le puede recomendar que pruebe un medicamento para ver si esto ayuda a controlar el comportamiento hiperactivo de su niño. Una prueba con el medicamento solamente no puede ser la base para diagnosticar el TDAH. Sin embargo, puede ser una parte importante de la evaluación de su niño en caso de sospecharse el TDAH. Puede ser difícil para su médico saber si su niño tiene TDAH. Muchos niños que tienen TDAH no son hiperactivos en el consultorio del médico. Por este motivo, es posible que su médico quiera que usted vea a alguien que se especialice en ayudar a niños con problemas de comportamiento, tal como un psicólogo. ¿Cuáles son las causas del TDAH? Los niños que tienen TDAH no producen suficientes substancias químicas en áreas claves del cerebro que son responsables de organizar el pensamiento. Sin tener una cantidad suficiente de esas substancias químicas, los centros del cerebro que se encargan de la organización no funcionan bien. Esto da lugar a los síntomas en los niños que tienen TDAH. Las investigaciones muestran que el TDAH es más común en niños que tienen parientes cercanos con este trastorno. Investigaciones recientes también han asociado el uso del cigarrillo y de otras substancias de abuso durante el embarazo, con el TDAH. La exposición a toxinas del medio ambiente, tales como plomo, también puede ser un factor. Cosas que no causan el TDAH: •Una mala crianza; no obstante, una vida familiar y un ambiente escolar desorganizados empeoran los síntomas. •Demasiada azúcar •Muy poca azúcar •Aspartamo (un nombre de marca: Nutrasweet) •Alergias a los alimentos u otras alergias •Falta de vitaminas •Luces fluorescentes •Ver demasiada televisión •Los juegos de vídeo ¿Qué medicamentos se usan para tratar el TDAH? Algunos de los medicamentos para el TDAH son metilfenidato, dextroanfetamina, atomoxetina y un fármaco que combina dextroanfetamina y anfetamina. Estos medicamentos mejoran la atención y la concentración, y disminuyen los comportamientos impulsivos y de excesiva actividad. También se pueden usar otros medicamentos para tratar el TDAH. Hable con su médico para ver qué tratamiento él o ella le recomienda. ¿Qué más puedo hacer para ayudar a mi niño? Un esfuerzo en equipo por parte de los padres, profesores y médicos trabajando en conjunto es la mejor manera de ayudar a su niño. Puede ser difícil criar a los niños que tienen TDAH. Es posible que tengan dificultad para comprender instrucciones, y el estado de actividad constante puede constituir un desafío para los adultos. Además, los niños que tienen TDAH tienden a necesitar más estructura y expectativas más claras. Usted puede tener que cambiar su vida un poco para ayudar a su niño. He aquí algunas cosas que usted puede hacer para ayudar: •Haga un horario. Fije horas específicas para levantarse, comer, jugar, hacer tarea, hacer quehaceres, mirar televisión o jugar juegos de vídeo, y para acostarse. Ponga el horario donde el niño siempre lo pueda ver. Explíquele anticipadamente cualquier cambio en la rutina. •Simplifique las reglas de la casa. Es importante explicar lo que pasará cuando se cumplan las reglas y cuando no se cumplan éstas. Escriba las reglas y las consecuencias de no obedecerlas. •Asegúrese de que sus instrucciones son comprendidas. Haga que su niño le preste atención y háblele mirándolo directamente a los ojos. Luego, con voz clara y calma, dígale al niño específicamente lo que usted desea. Mantenga las instrucciones simples y cortas. Pídale al niño que le repita las instrucciones a usted. •Premie el buen comportamiento. Felicite a su niño cuando él o ella complete cada paso de una tarea. •Asegúrese de que su niño sea supervisado en todo momento. Debido a que son impulsivos, los niños que tienen TDAH pueden necesitar más supervisión por parte de los adultos que otros niños de la misma edad. •Observe a su niño cuando él o ella esté alrededor de sus amigos. A veces resulta difícil para los niños que tienen TDAH aprender habilidades sociales. Premie el buen comportamiento durante el juego. •Fije una rutina para hacer las tareas. Escoja un lugar fijo para hacer la tarea lejos de distracciones tales como otras personas, televisión y juegos de vídeo. Divida el tiempo para hacer tarea en sesiones cortas y permita descansos. •Concéntrese en el esfuerzo y no en las calificaciones. Premie a su niño cuando él o ella trata de terminar la tarea escolar, no solamente por sacar una buena calificación. Usted puede dar premios adicionales por obtener mejores calificaciones. •Hable con los maestros de su niño. Averigüe cómo le está yendo a su niño en el colegio, en la clase, en el recreo y en la hora de la comida del mediodía. Pida que los maestros le den notas sobre el progreso diario o semanal. Algunos niños se benefician del asesoramiento psicológico o de la terapia estructurada. Puede resultar beneficioso para las familias hablar con un especialista en el manejo del comportamiento y los problemas de aprendizaje relacionados con el TDAH. Algunos estudios han demostrado que algunos colorantes y conservantes de alimentos pueden causar o empeorar el comportamiento hiperactivo en algunos niños. Hable con su médico para saber si necesita realizar algún cambio en la dieta de su niño. ¿Mi hijo va a superar el TDAH? Antes solíamos pensar que los niños superarían el TDAH. Sabemos que esto no es cierto en la mayoría de los niños. Los síntomas del TDAH con frecuencia mejoran a medida que los niños crecen y aprenden a adaptarse. La hiperactividad generalmente desaparece en los años de la adolescencia tardía. Pero cerca de la mitad de los niños que tienen TDAH continúan distrayéndose con facilidad, teniendo cambios en el humor, siendo malhumorados y son incapaces de completar tareas. Los niños que tienen padres afectuosos que les brindan apoyo y que trabajan conjuntamente con el personal del colegio, con los trabajadores de salud mental y con el médico tienen la mejor probabilidad de convertirse en adultos bien adaptados. Fuente: http://familydoctor.org/online/famdoces/home/children/parents/behavior/118.html

NOTA

LO QUE AÚN NO SE HA CONSEGUIDO

Entorno adecuado. Aunque se sitúa a los alumnos en las primeras filas y los tutores encargados de vigilar los exámenes saben de qué alumnos se trata, las pruebas aún se hacen en aulas demasiado pobladas, cuando estos estudiantes rendirían más en clases más reducidas. Distribución diferente de las pruebas. Los expertos recomiendan que los alumnos con TDAH puedan combinar las pruebas en función de su dificultad, es decir no hacer el mismo día lengua y matemáticas. De momento, tienen que seguir el orden establecidos: el primer día se concentran todas las de las áreas lingüísticas. Modificación del estilo de evaluación. Desde la Fundación ADANA se pide que no tengan que hacer un sobreesfuerzo narrativo en las respuestas de los exámenes, por eso piden preguntas abiertas y otras de opción múltiple. Evaluación. Este es el aspecto más importante de las demandas: las familias afectadas reclaman que la evaluación la realicen personas conocedoras del trastorno, sus repercusiones lingüísticas y dificultades para ordenar ideas.

PRUEBAS DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD

Adaptaciones de acceso JUSTIFICACIÓN El TDAH es un trastorno de ejecución, de rendimiento, no de aprendizaje (Barkley 2005). Son alumnos con verdaderas dificultades para trabajar con lo que saben o han aprendido anteriormente lo que se refleja a la hora de demostrar los conocimientos adquiridos en el momento de ejecutar una prueba. Sus principales dificultades son: 1.- Capacidad atencional mermada ante una tarea compleja y larga, lo que repercute en dificultades para estructurar, organizar y planificar la información. 2.- Pocas habilidades lingüísticas de narración escrita. 3.- Cometen errores durante los exámenes a la hora de identificar las ideas relevantes y expresarlas de forma ordenada. El discurso es pobre, desorganizado, exento de aspectos importantes y con interferencias no relevantes. 4.- La impulsividad provoca la precipitación en las respuestas, dedicar poco tiempo a los aspectos importantes y demasiado a los detalles. PROPUESTA DE ADAPTACIONES PARA ALUMNOS CON TDAH ESPACIO Y TIEMPO * Aulas reducidas: proporcionar un espacio o entorno adecuado que facilite la atención (para disminuir los estímulos distractores). * Respetar el tiempo que el alumno necesita para realizar la prueba. * Marcadores de tiempo: Hacer recordatorios durante la prueba del tiempo que queda. * Descansos: Dividir las pruebas en partes y hacer pequeños descansos entre prueba y prueba (cansancio y sobreesfuerzo provoca que cometan errores y mala presentación). DISTRIBUCION DE LAS PRUEBAS * Modificar el orden establecido de la aplicación de las pruebas para que se puedan combinar en función de su dificultad. SUPERVISION * Antes de empezar la prueba, leer en voz alta el examen y verificar que el alumno entiende las preguntas. * Permitir en cualquier momento el acceso a las instrucciones. * Recordar al alumno que revise el examen antes de entregarlo y supervisar que ha respondido todo antes de que entregue la prueba. * Si no consigue centrarse en la prueba, guiarlo para ayudarle a reconducir la atención. FORMATO * Intentar que el enunciado sea sencillo y concreto. * Destacar las palabras clave en negrita * Evitar dar más de una instrucción a la vez. * Combinar diferentes formatos de preguntas en una misma prueba: combinar preguntas abiertas y de opción múltiple. * Preguntas abiertas: ofrecer una guía de la estructura. * En las preguntas de respuesta corta dejar el espacio aproximado para responder. SISTEMA DE CORRECCION Tener en cuenta el trastorno a la hora de corregir los exámenes y no perder la perspectiva de dificultad. Los alumnos con TDAH deberían ser evaluados por personas con conocimientos sobre el trastorno para poder distinguir si nos encontramos ante un alumno con TDAH que no dispone de los conocimientos, de otro que presenta serias dificultades para demostrar lo que sabe. STILL - Asociación balear de padres de niños con TDAH stilltdah@yahoo.es www.still-tdah.com Telf. 97 149 86 67 – Columba Suinaga